Cursos Mooc de perfeccionamiento docente

Pues sí, ésta será mi segunda experiencia con un mooc, y ahora me atrevo con las evaluaciones internaciones en un curso llamado:

“Las preguntas de PISA y TIMSS: una práctica para el aula”

En primer lugar mi “presentaPISA”, para la que he utilizado la herramienta Powtoon, y a la que he puesto música de los Pixies, ‘¿Where is my mind?’.

A continuación y como ya tengo mi cuenta de Twitter y mi blog para los cursos, me he dispuesto a empezar haciéndome la pregunta que me gustaría que este curso me ayudara a responder y, desde luego, a que me ayude a mi práctica en el aula:

 

Vamos a ello 😉

EmPLEándome a fondo

photo credit: Arkangel via photopin cc

El título de de la entrada lo dice todo, me he emPLEado a fondo en este curso, le he dedicado muchas horas, muchas más de esas 30 horas  de trabajo mínimo que nos sugerían para la realización del plan de actividades, pero no han sido en vano. Gracias a este mooc he organizado mis fuentes de información y de formación, es decir ahora sí que tengo un Entorno Personal de Aprendizaje (PLE) propio y al que se han añadido dos herramientas que creo me van a servir de mucho:
Feedly: Donde he guardado y organizado mis  blogs educativos y de aula referentes en internet.
Diigo: Todavía estoy organizándome, pero es una herramienta muy interesante para guardar lo que antes eran mis favoritos del navegador y compartirlos con otros compañeros.

Con este esfuerzo al realizar el curso, que se une al que hacemos cada día en nuestras clases, he comprobado la cantidad de docentes o aspirantes a ello, ¡incluso jubilados!, que están dispuestos a trabajar por mejorar la educación y a cambiar mentalidades en la escuela. Éste, sin duda, ha sido uno de los aspectos positivos del curso, el poder conocer a grandes profesionales tanto virtualmente a través de la comunidad de FlippedClassroom, como de manera real en el MOOCaféMurcia, al que decidí ir a última hora y en el que disfruté de tres horas compartiendo experiencias y opiniones con unos compañeros que de otro modo no hubiera conocido.

Y como un buen alumno y deportista he tenido disciplina para seguir a nuestros estupendos profesores del curso, que nos han guiado magníficamente a lo largo de todas las unidades con los vídeos y los recursos de ayuda, además de estar siempre al quite en Twitter cuando se ha requerido su intervención.

Pero como en toda carrera de fondo ha habido momentos de dificultad. Han sido siete semanas muy estresantes, ya que el horario estimado del curso es claramente insuficiente para hacer todo el trabajo que se nos planteaba, pero más aún para dedicarle tiempo a leer las aportaciones de otros compañeros. Me hubiera gustado haber participado más en los foros de debate y conocer más puntos de vista sobre los contenidos tratados pero ha sido muy complicado compaginar este curso con la jornada laboral.

Otro aspecto mejorable del curso creo que es la evaluación entre pares, no tanto por las notas numéricas sino por el apartado de comentarios. El ser una evaluación anónima permite no complicarte mucho y no explicar el porqué de dichas notas. Desde luego es algo achacable a nosotros como alumnos, pero si fuera nominativa y con aclaración obligatoria en cada apartado haría que nos preocupáramos un poco más al evaluar a un compañero. En una de las evaluaciones me equivoqué al enviar el enlace por lo que los “evaluadores” no pudieron ver mi trabajo, entonces recibí tres valoraciones completamente diferentes. Un compañero me puso un 1 en todos los apartados, con un comentario explicándome cómo se hacía de una manera algo displicente. Otro me valoró con 5 en todos (debió pensar que le facilitaba el trabajo); y una tercera me puso un 3 y me mandó su correo para intentar ayudarme para recuperar la evaluación. A esta compañera además le envié por mail el enlace correcto por si lo quería leer y lo hizo, comentándome algunos aspectos del mismo. Creo que éste es el espíritu de este mooc.

Termino con el Storify de mi PLE aunque esto no es un final.  Los compañeros que ahora sigo en Twitter, la comunidad de Flipped Classroom, que tengo un poco olvidada y a la que dedicaré más tiempo cuando pasen unos días, y los MOOCafé virtuales o presenciales que organicemos, darán continuidad a mi Entorno Personal de Aprendizaje que se ha enriquecido y que espero siga haciéndolo.

 
Captura de pantalla 2014-03-01 a la(s) 21.52.00

‘The dirty dozen’

Doce fueron los apóstoles, también fueron doce los trabajos de Hércules, incluso los signos del Zodiaco chino son doce y doce los hermanos del cuento de los hermanos Grimm (valga la redundancia). Igualmente eran doce los presidiarios de la película bélica ‘Doce del patíbulo (The Dirty dozen)’, embarcados en una misión suicida contra las tropas nazis durante la II Guerra Mundial. Y fuimos 12 docentes los que nos reunimos en Murcia dentro de los encuentros “MooCafé” que se nos proponían como reto en esta nueva unidad, para charlar sobre educación y desvirtualizar a compañeros con los que ya nos habíamos cruzado en las redes sociales.

moocafe

Al final me decidí por este encuentro real y creo que acerté de pleno porque la reunión fue una manera de conocer a otros docentes que estando muy cerca, tanto geográficamente como en la manera de entender la educación, quizás no habríamos establecido contacto. La idea era hablar de educación y empezar por cómo nos gustaría que fuera nuestra escuela o centro educativo, esta pregunta dio lugar a muchas reflexiones pero todas en una misma línea: la Escuela debe ser un lugar abierto a toda la Comunidad educativa en la que todos participemos y vayamos de la mano trabajando en equipo para desarrollar todas las capacidades de los niños.

El desarrollo de la reunión está recogido en el siguiente Storify, en el que he intentado agrupar y organizar las aportaciones que fuimos tuiteando, aunque las más de tres intensas horas “moocafeando” dieron para mucho más.

Captura de pantalla 2014-02-22 a la(s) 19.26.56

Como conclusión y siguiendo con el paralelismo de los doce, también nuestra misión de cambiar la educación es un poco arriesgada, no tanto como los patibularios dirigidos por el comandante Reisman, pero sí difícil y cubierta de obstáculos, y uno de los temas que surgieron en el debate lo refleja fantásticamente bien el profesor Santos Guerra en su último artículo del blog “El Adarve” llamado “El Soldado Desertor” y que quiero compartir con todos los docentes que disfrutan de su profesión.

En esta tarea que se nos proponía en el curso sobre los Entornos Personales de Aprendizaje se nos ha introducido un nuevo término, para mí hasta ahora desconocido, el “content curation” o como se ha traducido al castellano: curación de contenidos. Este concepto comenzó a usarse en 2009 a partir del ‘Manifesto for the content curator’, publicado por Rohit Bhargava en su blog Influential Marketing . En él, definía este término como “el acto de buscar, agrupar, organizar y compartir el mejor contenido, y el más relevante de un determinado tema” y se aventuraba a decir que el “Content curator” sería una de las profesiones con más potencial de la Web 2.0.

Antes de comenzar con la actividad en sí he necesitado hacer una pequeña labor de aclaración terminológica ya que la traducción a nuestro idioma me parece poco atinada y algo confusa. Si el anglicismo “Community manager” se nos ha trasladado a nuestro idioma tal cuál, el “Content curator” aquí es Curador de contenidos, toma ya, curador, ¿y qué hace un curador de contenidos? Veamos.

Sí, es verdad, quizás no tenga tanta importancia la terminología que usamos pero cuando el concepto es nuevo, que la palabra tenga sentido nos ayuda a entenderla mejor. Buscando por la red me he encontrado con esta conferencia del profesor Vicente Montiel (@MontielVicente) en la que tampoco está muy de acuerdo con la traducción oficial y nos habla de “cuidador de contenidos”, como persona que busca, filtra, genera y comparte información relevante y que se dedica a revisar noticias sobre un tema concreto. En este sentido nos dice que ese “cuidador de contenidos” le dice a una o varias herramientas:
– ¿Qué quiere encontrar?
– ¿Dónde lo quiere encontrar?
– ¿Cómo lo hemos de buscar?,
para después filtrar y publicar lo más interesante según él. Por lo tanto esa información será SUBJETIVA.

Pero no todo el mundo está de acuerdo en la traducción del “Content curator” como curador o como cuidador, los profesionales de Biblioteconomía también tienen su corazoncito y traducen el término como documentalista. En este artículo ‘¿Por  qué lo llaman “content curator” cuando quieren decir documentalista?’ explican que una de las labores de su especialidad es esa, gestionar la información. Y no es baladí porque detrá del nombre está una de las profesiones con más pujanza de los próximos años.

Por lo tanto, si “curar” contenidos es gestionar información por qué no lo llamamos así y, aunque todavía no hay una aclaración de nuestra RAE, sí que la Fundéu, aconseja a traducir el “content curation” como responsable o gestor de contenidos.

En mi opinión, y dentro del ámbito educativo, es el profesor el encargado de gestionar la información y los contenidos de nuestros alumnos, y ha sido así desde siempre, pero ahora requiere un cambio muy importante en cómo ser ese responsable. El libro de texto o los apuntes ya no son la única fuente de información del alumno y cómo seamos capaces de facilitarles el acceso a la misma será una de las claves para formarles a ellos como sus propios gestores de contenidos. En la siguiente infografía he intentado resumir brevemente algunas ideas para gestionar bien la información y algunas propuestas en la etapa de Primaria, que es en la que trabajo, para comenzar a ser un buen gestor. 

Infografía Curation

Honestamente no recuerdo cuando escuché la expresión ‘Flipped classroom‘ por primera vez, pero cuando leí en qué consistía pensé que era lo que estaba buscando para mejorar mi metodología. Había estado reflexionando sobre la cantidad de tiempo que dedicaba a explicar los contenidos, muchas veces ocupando la mayor parte de la sesión y, partir de este análisis, fui intentando invertir los tiempos de explicación por los de la actividad del alumno y así dar cabida en clase a un mayor protagonismo de su trabajo.

Captura de pantalla 2014-02-05 a la(s) 20.13.17
Entonces encontré en la web de la página de “Proyecta” un apartado sobe la metodología ‘Flipped Classroom’ o la clase al revés, con información, recursos y enlaces a páginas relacionadas. Mi interés fue creciendo a medida que mis alumnos también trabajaban mejor en clase tanto individualmente como en pequeños grupos.

Captura de pantalla 2014-02-05 a la(s) 20.33.48

Otro descubrimiento fue la web “The Flipped Classroom“, en la que he podido leer innumerables artículos y experiencias en todos los niveles educativos e incluso estudios sobre las ventajas y los buenos resultados obtenidos con esta metodología, con la sorpresa que muchos de los autores de la página tenían su propio blog educativo o cuenta en la red Twitter. Entre ellos:

Talento y educación, de Javier Tourón (@jtoufi, en Twitter).
Educación y tecnología, de Raúl Santiago (@santiagoraul)
Educación en mutación, de José Lloveres (@JoseLloveres)

Estaba claro que mi comunidad de aprendizaje iba a versar sobre este tipo de metodología, por lo que me he embarcado en la comunidad de Google+ Flipped Classroom ¿te apuntas?

Pero, ¿qué relación tengo con esta metodología actualmente? Durante este curso imparto el área de Conocimiento del Medio en 5º curso de E. Primaria utilizando el libro digital, la idea no era sólo usarlo de una manera tradicional sino que, partiendo de este formato, cambiar lo que creo que es lo más determinante de la educación, la forma de enseñar y no tanto con qué.  Para ello presenté a los padres un pequeño vídeo hecho con PowToon explicando algunos retazos de la manera en la que queríamos implementar el libro digital.

Para ello usamos el blog de aula para subir contenidos y vídeos y así los alumnos preparen en casa los contenidos antes de hacer la explicación en clase. Esto nos deja más tiempo para que el alumno sea más activo y produzca sus trabajos en clase.

En este punto me encuentro ahora y creo que todavía no es suficiente para conseguir un aprovechamiento mayor del tiempo de las sesiones por lo que sigo en mi búsqueda de lograr una mejora en mi metodología y creo que estoy en el lugar adecuado.

Francisco de Goya

“El sueño de la razón produce monstruos”

Al igual que el personaje del grabado de Francisco de Goya sobre el que revolotean murciélagos y búhos deformes mientras dormita  encima de unos papeles y pluma, así me siento yo, pero mi lecho es un ordenador (con conexión a internet, por supuesto) y mis “monstruos” son las redes sociales, incluido el pajarito de Twitter, que me provocan ansiedad, tanto por la cantidad de información que me sobrevuela como por la realización de esta tarea del curso a la que me enfrento cara a cara.

Este exceso de información o “infoxicación“, que  es el término que se está usando para definir lo que ocurre en la red, está provocando diversos e importantes inconvenientes en el modo de comportarnos frente a los nuevos aprendizajes centrados, sobre todo, en la falta de atención que provoca en el usuario digital las nuevas formas de lectura en los dispositivos digitales y lo que llamamos “multitarea” o capacidad de realizar al mismo tiempo varias acciones. En esta línea, artículos como ‘Atentos a todo… y a nada’ inciden en  la pérdida de capacidad analítica, aumento de la ansiedad y finalmente una posible toma de decisiones erróneas. Estando de acuerdo en algunas de sus apreciaciones, me ha gustado mucho más el enfoque de este otro artículo, ‘Maleducados para la infoxicación’, que pone el acento en la credibilidad de toda la información que circula por internet y la poca formación que tenemos para el análisis de la misma. Aunque centrado en el mundo laboral y empresarial, la reflexión es muy válida para nosotros, los educadores, fundamentalmente en la crítica hacia la escuela y cito textualmente:

“Estamos acostumbrados a enfrentarnos a problemas claramente enfocados y que tienen una respuesta correcta… Nada más lejos de la realidad.”

Siguiendo con la importancia de la cantidad de información de que disponemos a nuestro alrededor y pensando cómo organizo esta tarea, me detengo para mostraros el aspecto de la barra de pestañas de mi ordenador en este momento:

Pestañas

Trece pestañas abiertas con artículos, foros, vídeos y búsquedas, aunque no seré tan apocalíptico como el escritor y semiólogo  Umberto Eco, que en una entrevista que recogen varios medios digitales asegura que “la inmensa cantidad de cosas que circula es peor que la falta de información”. Seamos entonces positivos y pensemos que no todo está perdido.

El concepto “infoxicación” también ha llegado a la publicidad y la marca de coches Mercedes lo ha utilizado para generar en sus potenciales clientes una cierta imagen de exclusividad, hay muchas opciones pero tú vas a elegir la mejor. Veamos el anuncio en cuestión:

Si trasladamos esta idea a nuestro ámbito, tanto personal como profesional, lo importante no es la cantidad sino la calidad y lo fundamental es la elección de lo que consideramos relevante o no. Aquí juegan un importante papel los clasificadores de información y lo que se viene llamando curación de contenidos, del inglés “content curation“, aunque su traducción al español me parece espantosa.

Con este enfoque, me ha gustado mucho por su sencillez y claridad este artículo de Fernando Caballo en el que nos presenta algunas herramientas para organizar y segmentar lo que nos interesa de la red. Por mi parte, y hasta ahora, la selección de contenidos se limitaba a mis favoritos del navegador, varios blogs educativos y el seguimiento de usuarios en Twitter, pero gracias a este curso ya me he puesto las pilas con varias aplicaciones que me han permitido organizar mi caótico “orden”.

  • Feedly: para gestionar los blogs educativos y de aula que sigo.
  • Diigo: para organizar mis marcadores de webs en la nube.
  • Listas de Twitter: seleccionando usuarios por temáticas.

Pero, ¿cómo ayudamos a nuestros alumnos a gestionar y organizar la información? En mi caso, como maestro de Educación primaria, mi preocupación siempre ha estado en ayudarles a buscar y seleccionar la información más relevante en cada caso. Es muy habitual mandar trabajos de “investigación” al alumnado sobre alguna temática concreta sin darle más herramientas que “San Google”,  con lo que el alumno termina en la Wikipedia copiando textos y sin comprender nada de lo que allí se expone.

En este sentido creo que es vital en un primer momento seleccionarles aquellas páginas web en las que el alumno podrá encontrar la información necesaria para realizar su tarea, evitando las pérdidas de tiempo y de esfuerzo en navegar por internet sin saber cómo seleccionar lo importante, además de eliminar los textos “wikipédicos” de los trabajos. Una buena herramienta para esto son las Webquest, páginas cerradas en las que tras el enunciado de la tarea se le proporciona al alumno los recursos necesarios para poder realizarla. Un editor es PHPWebquest, pero con el problema de que cada cierto tiempo eliminan las páginas creadas allí debido a la cantidad de webquest almacendas.

Otro recurso muy interesante para el alumnado por su sencillez y vistosidad es Symbaloo, una herramienta para gestionar marcadores en la nube, que permite tener distintos escritorios para organizar los recursos por temáticas. Aquí tenéis un pequeño tutorial para registrarse y manejarlo:

Como ejemplo de su uso, el curso pasado y para realizar una tarea sobre la Guerra Civil española y la participación de los llamados “Niños de la guerra”, seleccioné un panel con los recursos que los alumnos tenían que utilizar. El panel era el siguiente:

Symbaloo Niños de la guerra

Para concluir, muestro el resultado de este trabajo que fue la realización de una carta realizada con la herramienta “Photopeach”, en la que cada alumno se ponía en la piel de uno de esos niños de la guerra y les contaba a sus familiares su experiencia como exiliados. 

En esta segunda actividad del curso se nos pedía que analizásemos una cuenta activa de Twitter relacionada con la educación y así poder establecer la relación del usuario con las redes que establece a través de sus tuits e interacciones.

Mi elección ha sido la de la profesora Pepa Botella, @Punsetica en Twitter, docente de Lengua Castellana y Literatura en Secundaria pero trabajando en el ámbito socio-lingüístico con alumnos de diversificación y que publica en la red sus proyectos en el blog ‘Birlochas al viento‘.

Aquí tenéis la presentación de dicho análisis: